Crónica de la Sesión XXII, por el Cortópata

A las ocho de la tarde del pasado viernes 25 de noviembre, con las fiestas navideñas a la puerta de la esquina, regresó al Cine Dreams Palacio de Hielo el festival Cortopatía, cuya proyección se celebró en la sala siete, la cual estuvo prácticamente llena. Pau Blanch (¿eh, esperaban a otra persona?) ofició de maestro de ceremonias los minutos previos a la proyección, entreteniendo al personal allí reunido.

Seis cortometrajes se vieron esa noche: cinco a concurso y uno (LAST MEMORY) fuera de concurso.

Here we go:

RELACIONES VOLUNTARIAS

El corto realizado por Rut Nadal  (que ya presentó LOS LIGUES DE TITO Y COSME en una edición anterior de este festival) fue el que sirvió para abrir la velada.

Una historia en blanco y negro con cartelas propias del cine mudo en la que una mujer con problemas relacionales con el sexo opuesto cambia su vida para mejor cuando da con una pareja en la que el aspecto externo deja de ser un factor importante.

En definitiva, nos encontramos con una sencillo cuento con moraleja, cuyo tono puede resultar aparentemente ingenuo, si bien encaja perfectamente con el estilo de ese cine silente en el que el film se inspira en muchos aspectos.


  ÁNGEL

El short film de Juan Ferrer fue el siguiente que pudimos disfrutar: una narración basada en un relato corto de Almudena Villalba en el que un hombre que lo ha perdido todo ha de afrontar un día a día tremendamente duro tras haberse convertido en una suerte de fantasma para la sociedad que lo rodea.

Un corto necesario, que nos recuerda cosas incómodas que tratamos de no ver a diario. También redunda a su favor lo escueto de su metraje, aunque un servidor preferiría que tal vez se hubiera ahondado más en los problemas de su protagonista.


PARQUE

El tercer corto de la noche fue el dirigido por Mateo Garlo, en el que un hombre que espera a alguien en un parque se ve asaltado por un niño cabroncete, el cual comienza a chantajearle usando su teléfono móvil y las redes sociales, metiéndole en un embolao enorme en menos de lo que canta un gallo.

Una comedia con excelente ritmo y gran ingenio que se llevó (lógicamente) el Premio de Público.

 


DOBLE PESADILLA

Inmediatamente después vino otro corto de Rut Nadal, que hacía doblete esa noche. En este caso, lo que nos ofreció es una historia de suspense en la que una mujer tiene sueños recurrentes sobre un atraco y su posterior muerte a manos de los atracadores. Dichos sueños serán en cierto premonitorios, avisándola de un peligro inminente que tal pueda evitar.

Nuevamente, fotografía en B/N y toques de cine mudo, algo que parece ser dominante en los trabajos de esta directora.


LA HERENCIA

La cuarta película de metraje corto de la velada fue la creada por Gorka Moreno: una mezcla de horror movie y comedia negra en la que una pareja de chicas se traslada a un piso recién heredado tras el fallecimiento de un familiar cercano.

Una vez instaladas, se encontrarán con una horrible sorpresa, la cual provocará que una de ellas comience a matar a vecinos a diestro y siniestro.

Estupenda ambientación (el corto se rodó en número 34 de la Rambla de Catalunya, localización usada para dos largos de la saga REC), buen ritmo y simpático sentido del humor configuran este simpático cortometraje.

.


LAST MEMORY

El penúltimo corto de la noche (que se presentó fuera de concurso) fue el creado por Juan Luis Moreno Somé: una variación del clásico apocalipsis zombi en la que un superviviente, cuya esposa ha sido infectada, trata de hacerla recordar su pasado como familia.

Atinada mezcla de terror con drama emotivo, claramente pensada con vistas a una proyección internacional, bien interpretada, mejor ambientada y realmente redonda vista en conjunto. Lo que su autor busca, lo logra totalmente.


5-the-appTHE APP

La última pieza de la velada vino de la mano de Julián Merino, responsable del cortometraje ESTRICTAMENTE PERSONAL.

¿De que trata su corto? Pues de lo que sucede a un hombre corriente de un futuro cercano (cuya vida ha mejorado sobremanera gracias a una avanzada APP) cuando  dicha APP le pide que dé un paso aparentemente incomprensible.

Excelente premisa de partida, notable cast (con Carlos Areces a la cabeza) y un enfoque que lo emparentan con BLACK MIRROR, si bien en este caso, el material resulta mucho más humorístico y made in Spain.

Lógicamente, el film se llevó el premio del público. Un fenomenal cierre para la sesión número ventidós de este festival.

Y esto fue todo. Cortopatía suma y sigue sin bajar el ritmo ni perder fuelle.

Nos vemos en diciembre, Cortópatas.