Crónica Sesión XIII

1

A las ocho de la tarde de un caluroso viernes 19 de junio, en los Dreams Palacio de Hielo, como es habitual, pudimos disfrutar de nuevo de una sesión de cortometrajes del festival Cortopatía.

Y una vez más, como ya es tradición, Pau Blanch ejerció de maestro de ceremonias los minutos previos a la proyección, entreteniendo al público allí presente.

Esa noche se pudieron ver cinco cortometrajes: cuatro a concurso y uno fuera de concurso.

Sin más dilación, pasemos a hablar de ellos:

TOMBOYS, MARIMACHAS, TRANS, BEDESEMERAS

TOMBOYS-CORTOMETRAJELa pieza dirigida por  Elena Tóxica fue la que abrió la velada.

Su corto, una videocreación documental experimental estructurada en capítulos en los que varias mujeres entrevistadas individualmente defienden formas de masculinidad femenina alternativas a las que el Sistema impone, resulta interesante por lo que tiene de visibilizador de situaciones poco conocidas por la sociedad.

Como única pega reseñable, mencionar cierta redundancia visual y una banda sonora que puede llegar a resultar algo irritante.

 

 


REM

REM-CORTOMETRAJEInmediatamente después pudimos disfrutar del corto realizado por Joseba Alfaro, una pieza de ciencia ficción que nos habla sobre el mundo de los sueños, el cual ha dado (y dará) juego cinematográfico tantas veces.

Un corto técnicamente logrado (destaquemos sus FX digitales) y tremendamente estimable, que a un servidor le recordó al cine de Nolan en algunos momentos.

Cine de género, estimable y hecho con cariño que al parecer va a originar una secuela pronto.

Habrá que verla.

 


HYENA’S BLOOD

hyenas-blood-CORTOMETRAJEEl tercer short film de la noche fue el dirigido por Nicolás Caicoya.

Su corto, un thriller criminal en la línea de filmes como “Donnie Brasco” o “Blow”, narra la historia de un corrupto agente de la DEA que decide dedicarse al tráfico de cocaína entre Méjico y EEUU a principios de los años 70.

Una pieza impresionantemente bien hecha, con un acabado visual notable, una ambientación impecable y un ambicioso guión que claramente daría más juego en el formato largo que en el corto. Caicoya tiene una historia que pide a gritos una mayor duración, sin duda.

Habrá que seguir de cerca a esta cineasta.

 


SANAT

SANAT-CORTOMETRAJEEl cuarto corto de esta edición fue el realizado por Ángel Villaverde.

En él, un joven se sumerge en un oscuro inframundo repleto de seres extraños en busca de su amada, que ha sido secuestrada por una figura misteriosa. Es decir: nos hallamos ante una variación del mito de Orfeo.

Si bien la intención de mostrar en forma de personajes las tensiones a las que está sometido un individuo creativo, como al parecer era la intención de Villaverde, es estimulante, el resultado, en opinión de quien esto escribe, resulta un tanto confuso. Aún así y con todo, una pieza arriesgada que merece gran respeto. Por otro lado, agradó al respetable, que le otorgó el Premio del Público.

 


SI TUVIERAN OJOS

si-tuvieran-ojosEl corto de Polo Menárguez, que estaba fuera de concurso y ya se había visto anteriormente en Cortópolis, cerró la decimotercera sesión de Cortopatía.

La pieza, que cuenta lo que sucede a una joven que queda encerrada en su cuarto de baño cuando se disponía a salir de casa para dirigirse al aeropuerto, nos habla en forma de metáfora sobre los engaños y cómo el desconocimiento, literalmente, nos deja encerrados sin salida.

Un corto equilibrado y compacto de gran solidez.

 

 

 

Y con esto acabó la sesión número trece del festival Cortopatía, que esperemos no tarde mucho en regresar a los Dreams Palacio de Hielo.

9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s