Crónica Sesión XXIV, por el Cortópata

El día 27 de enero de 2017, a las ocho de la tarde,  volvió a los Cines Dreams Palacio de Hielo Cortopatía, que encara este año recién empezado con uno de sus sesiones más ambiciosas hasta ahora.

Para variar, Pau Blanch ofició de maestro de ceremonias antes de la proyección, haciendo gala de su habitual buen hacer en una sala seis ocupada casi en su totalidad.

Vimos siete cortos ese viernes. Cuatro de ellos a concurso.

Allá vamos.

LAS REJAS DE LA MENTE

La sesión abrió con el cortometraje creado por Manuel Leandro, en el cual dos chicas son secuestradas y tratan de escapar de su encierro. Sin embargo, su situación, lejos de ser literal, revelará ser esencialmente metafórica.

Diálogo nulo, aspectos técnicos un tanto pobres (salvo el uso del sonido quizás) y un resultado final poco sastisfactorio.

Poca cosa.


GRAFFITI

El segundo short film en venir fue el pergeñado por Lluis Quillez: una narración postapocalíptica en la que un joven en solo en una abandonada ciudad sobrevive a duras penas. Pero  las cosas cambiarán cuando establezca contacto con otra joven superviviente utilizando graffities.

Si bien su ritmo se le antoja  un poco moroso para este redactor, el imponente acabado en todos y cada uno de los aspectos del material (narración, fotografía de exteriores… que se llevó a cabo nada más y nada menos que en Chernóbil) justifica por completo que aspire a los Goya y le esté rondando a los Óscar de cerca. Notable.


DÉJAME

La tercera pieza que disfrutamos ese viernes, que vino de la mano de Sergio Martínez, trata sobre el miedo a despertarse de un hombre acechado por una presencia femenina que parece ser de origen sobrenatura… o tal vez no.

Un corto de terror de duración escueta que juega con el punto de vista narrativo de manera ingeniosa, dejando con la sensación de que había más que contar en él


A STORY OF VIOLENCE

Inmediatamente después vino la película de metraje corto creada por V Ruiz de León: una historia de secuestros y peleas contada en un virtuoso plano secuencia a través de un hotel.

Lo primero que soprende de la misma además de las logradas coreografías de acción (que recuerdan para bien a THE RAID) es el nivel de violencia de algunos momentos, que puede impactar a más de un espectador y parece buscar el shock por el mero shock.

Pero bueno: son pegas menores. Da gusto ver que hay por estos lares gente con ganas de hacer cine de acción.


UKA

La animación stop motion fue la protagonista del quinto cortometraje de la sesión, dirigido por Valle Comba.

En él, una niña pintora que vive en un mundo en blanco y negro encontrará la inspiración cuando el color haga acto de presencia en su entorno más cercano. Un corto pequeñito y preciosista en el que se aprecia el enorme cariño con que se ha llevado a cabo.

Adorable.


VAMPIRO

La penúltima pieza de la noche nos la ofreció Álex Montoya, un cortometrajista que no necesita presentación.

¿Sobre qué versa su narración? Pues sobre el encuentro entre una prostituta y un guionista, quien dice estar interesado en charlar con ella para documentar  un guión que piensa llevar a cabo.

Las cosas empezarán con amabilidad, pero se irán volviendo cada vez más y más oscuras, volviéndose más y más violentas en el plano psicológico a cada minuto.

Un material oscuro, incómodo y que acaba siendo capaz de removerle a uno. Resulta interesante que Montoya sea capaz de conseguirlo en tan poco metraje y con una puesta en escena de sequedad casi Hanekiana. Brillante.


feFE

El último corto de la velada nos lo entregó el insigne escritor de terror Juan de Dios Garduño, que debuta en la realización cinematográfica con un pieza sobre exorcismos que acaban no saliendo de la manera esperada.

Humor, buenos actores (me quedo especialmente con Víctor Clavijo y su papel de exorcista), ingeniosos juego con los tropos del subgénero y un final inesperado.

Un film entretenido, que hizo las delicias de los allí presentes, quienes le otorgaron el Premio del Público. Garduño se estrena con muy buen pie como cineasta.

Y eso fue todo. Una excelente sesión para empezar este 2017.

Hasta la siguiente, cortópatas.

Anuncios