Crónica Sesión XXIX por el Cortópata

A las 20 horas de una fría noche del 10 de noviembre de 2017, tras un paréntesis de varios meses, ha regresado a los Cines mk2 Palacio de Hielo el festival Cortopatía, dispuesto a hacernos disfrutar con más cortometrajes en la que es la primera de dos sesiones que se celebran este mes.

Como era de esperar, el inefable Pau Blanch se dedicó una vez más a entretener a los presentes, que ocuparon en un número razonable la sala seis esa noche.

Fueron seis cortometrajes los que se disfrutaron esa velada: cinco a concurso y una fuera de concurso.

No esperemos más y hablemos de ellos.

 

EL CAFÉ SIEMPRE EN TAZA

El primer corto de la noche, fruto de Antonio José López Gómez, nos cuenta una serie de viñetas con personajes de diversa condición que se dan en paralelo en el marco de un bar en el que se encuentran todos ellos a la vez.

Si bien el material se deja ver bien, quizá peca (para un servidor, claro) de cierta teatralidad, lo cual no ensombrece el resultado final, que se puede considerar en conjunto como bastante satisfactorio.

Una apertura de sesión aceptable.

 


DOGS
Lo siguiente en venir fue una pieza documental creada por Álex Díaz.

En ella, se ahonda en la relación entre los perros y sus amos. Es decir: nos encontramos ante una suerte de oda a ese animal tan a menudo llamado “el mejor amigo del hombre”. Escueta duración, bonitas imágenes acompañadas por un off que a veces es ficcionado  y un claro mensaje:  los canes son seres maravillosos.

Un cortometraje de lo más bonito.


SILENCIO
El tercer short film de la noche es un drama de Carlos Palacios-Pelletier que versa sobre sobre un tema tan espinoso como es el abuso sexual dentro de una familia. Sin embargo, en este caso, se habla de manera sustractiva: desde las cosas no dichas y los espacios vacíos.

A destacar su espartana puesta en escena y su sequedad narrativa, que ayudan a no caer jamás en excesos dramáticos y permiten tratar el ya mencionado tema con enorme cuidado.

Un trabajo tremendamente sólido.

 

 

 

 


ME LA JUEGO

La siguiente película de duración corta que se vio fue la creada por Juan Carlos Gutiérrez Flores.

¿Qué dramatiza? Pues lo sucedido a un hombre de mediana edad cuando una llamada bancaria le pone en una situación insostenible que le empuja a echarse al mar y nadar de manera cuasi kamikaze rumbo a un faro que parece casi imposible de alcanzar

Mientras las fuerzas de nuestro protagonista son puestas a prueba, su mente comienza a reflexionar sobre su situación vital y la posibilidad de arreglar las cosas.

La historia se convierte así en una sencilla pero efectiva metáfora sobre la vida, en la que uno puede dejarse llevar por la marea y hundirse o luchar para seguir a flote hasta que se alcance la ansiada meta.

Señalemos el exigente trabajo físico realizado por su actor principal y la capacidad de lograr algunas interesantes imágenes acuáticas de su realizador pese a haber manejado un presupuesto que se antoja exiguo.

Una pieza tremendamente meritoria y harto efectiva, que encantó a los presentes, quienes le otorgaron el Premio del Público.


VIRTUAL
El último cortometraje  en verse fue también una creación de Carlos Palacios-Pelletier, que hacía doblete esa misma noche.

Y al igual que SILENCIO, la puesta en escena y el tratamiento dramático son medidos y precisos. En este caso, el tema a tratar es la dependencia de las redes sociales y lo que se acaba haciendo por los followers y perseguir un “me gusta”. Algo que nos puede llevar a acabar siendo peones de fuerzas mayores que nos acaben esclavizando.

Otro trabajo sólido de Palacios-Pelletier.

 

 

 

 


COMO YO TE AMO

El film que cerró la sesión es una comedia seleccionada para los Goya en la que un caco de medio pelo comienza una carrera criminal cada vez más extrema debido a la necesidad que siente de verse una y otra vez con una joven agente de policía de la que se ha enamorado platónicamente.

Un material impecablemente rodado, estupendamente escrito (por el mítico Antonio Mercero nada menos), con unos actores ajustadísimos (entre los cuales se hallan Luis Zahera o Carlos Areces), que divirtió a los presentes y puso un cierre impecable a la velada.

El mejor corto de la noche, sin duda.

Y esto fue todo. Nos vemos este mes de nuevo.

Hasta otra, Cortópatas.

Anuncios